Mamá

Mamá

MEMORIA:

Desde hace mucho tiempo lo llevo escondido dentro de mi, hablo del dibujo y la pintura. Lo descubrí cuando estaba en la escuela, por el año de 1999, cuando era un niño cuando aún no había descubierto y explorado mi persona.

Comencé a dibujar porque un día me lo propuse en hacerlo. Tomé una imagen de una serie animada y lo dibujé en mi cuaderno. Luego lo pinté con plumones y me salió bien; entonces quise intentarlo de nuevo y lo iba haciendo cada vez mejor. Por tanto, cada dibujo que realizaba lo elaboraba más grande, a veces era necesario pegar varios papeles formato A4 para terminar de pintar. Me acuerdo a ver retratado una ilustración que medía 1.5 m, era realmente conmovedor cuando lo vi terminar.

Pero, de pronto,  algo pasó  que dejé de pintar quizá me enamoré, vino la rebeldía o tal vez porque llegué a la adolescencia, no lo sé. Ahora ya después de 10 años de haber descubierto, he vuelto a revelarlo y me parece fantástico. Fue así, que intenté indagar de nuevo en mi, volverme a explorar y encontré que va conmigo y no pretendo volverlo a dejar.

Este retrato pertenece a mi Mamá, que la recuerdo con mucho cariño y me salió de casualidad. Yo andaba muy preocupado, probablemente intrigado y de pronto decidí intentarlo de nuevo, intentar a volver a dibujar. Entonces, tomé mi libreta de dibujos y lo hice. Ya en seguida me di cuenta que me encotraba entre garabatos (círculos, cuadrados, etc.) que son parte de mi quehacer y la verdad, es genial, porque muestra esa vida cotidiana que tengo…entre  formas, rayas y  líneas, que intentan decirme algo y a veces  no logro descifrarlas.

Anuncios